sábado, 3 de diciembre de 2016

Sinagoga Mayor y Academia Rabínica

Foto: ABC.es



Plaza San Sebastián

En 1492 los Reyes Católicos entregan al Concejo de la Ciudad de Zamora por provisión del 6 de Agosto la Sinagoga Mayor para que se construyera la Iglesia de San Sebastián:

E por la presente vos fasemos merçed, graçia e donaçion de la dicha sinoga mayor que hera de los judíos de Çamora, la qual sinoga vos damos segund es con tal condiçion que dentro de vn año conplido primero siguente en la dicha sinoga fagáys e mandéys faser vuna yglesia a honor y reverençia de señor San Sebastián.

Un año después los reyes vuelven a emitir un documento autorizando a la Cofradía de San Sebastián a construir un hospital en el mismo sitio:

… de la synoga que los judíos tenían en la dicha çibdad, con dos casas que a ella son anexas, para que podades faser e fagades vn espital de señor San Sevastián, en que se puedan acoger y acojan los pobres y otras miserables personas…

Siguiendo la tradición judía de anexar la escuela a la sinagoga, la Academia Rabínica estaba unida a esta. Es notable el número de sabios y rabinos que estudiaron y enseñaron en dicha academia, entre ellos Isaac Campantón, Samuel Valensi, Isaac Aboad II, Isaac de León, Isaac Arama, Abraham Saba, Joseph Hayyun, y Jacob Habid.

En 1492, los sabios y rabinos principales que ejercían en Salamanca, Toledo, Guadalajara y Lisboa habían estudiado en Zamora. La influencia de la Academia se multiplicó después de la expulsión hacia todos los sitios de la diáspora sefardí, incluyendo Lisboa, Amsterdam, Fez, Tetuán, Salónica, Estambul, El Cairo e incluso Jerusalén y Safed.

viernes, 2 de diciembre de 2016

La judería nueva





Ronda de Santa Ana*

Desde el siglo XIV aparecen judíos viviendo en la zona; a partir del Ordenamiento de Doña Catalina en 1412, que imponía la separación entre judíos y cristianos, la comunidad hebrea comienza su traslado desde la judería vieja (actual barrio de La Horta) a la judería nueva, también llamada Barrionuevo o La Lana. Se extendía desde la antigua Puerta de San Ana entrando por la calle Larga (hoy Santa Ana y Sancho IV), pasando por la iglesia de San Antolín y la calle Riego hasta la Costadilla (hoy calle San Bartolomé). 

Los judíos de La Lana ayudaron, junto a los de Sevilla, a pagar el rescate de ciento cincuenta y cinco familias judías de Málaga después de la reconquista por parte de Fernando e Isabel de esa ciudad en 1487. A partir de la segunda mitad del siglo XV se incrementan las noticias de litigios por asuntos comerciales y financieros, tensiones sociales y culturales en la judería, pero también una serie de decretos reales protegiendo a la aljama de Zamora, ya sea eximiéndola de contribuir a la remodelación urbana o restituyendo sus bienes al rabino zamorano Salomón Aben Sento luego de un pleito en Valladolid.

Entre las familias que vivieron en esta zona podemos citar a las de Abraham Corcos, procurador de la aljama de los judíos de Zamora, Samuel y Emmanuel Abenatar, sastre, y su mujer Reyna, Mosé Abenrrós, Yuçef Aula, el converso Juan de Valencia, quien solía llamarse Isaac Tornero, Torralvo, Santo y Samuel Bueno, plateros, Yuçef Abohaf,  y Sento Peres, tendero, y su mujer Oro Vida, Jamila y sus hijos Jaco y Mosé Medina, cuya casa lindaba con la de los Corcos.

Todos estos datos indican una vibrante aljama en Zamora que ocupaba el catorce por ciento de la antigua ciudad medieval y constituía entre un quince y un veinte porciento de la población en el año de la expulsión. Fue en este barrio donde sin dudas oraron y pernoctaron los miles de judíos que entre el 31 de marzo y el 2 de  agosto de 1492 transitaron hacia Portugal en busca de refugio. 

*El hito en la foto cambió de sitio, ahora se encuentra a un lado de La Alhóndiga, frente por frente a donde estaba.   


jueves, 1 de diciembre de 2016

Judería de la Colación de San Cipriano



Plaza de la Leña

Se puebla en los inicios del siglo XIV hasta 1412. Se extendía desde San Cipriano a la Ronda de Santa María la Nueva y desde las proximidades de la Plaza Mayor hasta La Magdalena.

Se sabe de la existencia de dos sinagogas en el área, una de ellas privada correspondiente a la familia Benevento y ubicada al lado de la iglesia de Santa María la Nueva.

Algunas de las familias viviendo en la zona fueron las de Rabí Abraham, Don Farón, Mosé Zaragozí, doña Jamila, Rabí el Viejo, Mosé Vivas, David Baltrax, Hanán Abúa, Jucé de Muros, entre otros.

El acceso más directo a la judería eran las Puertas de Zambranos y de San Cedrián lo que permitió, al crearse la judería nueva, que no hubiese un desplazamiento drástico de los centros comerciales y financieros de la misma que se trasladaron a la Costanilla de San Bartolomé y sus alrededores.